CASIO
Divisas:


NAE Monik Piñatex - Sandalias Veganas de Mujer B07M6Q8NNP

€150.23  €55.85
Ahorre: 63% descuento

  • Modelo: B07M6Q8NNP
  • 640 Unidades en Stock

Por favor, Elija:




Añadir al carro:


  • Material exterior: Piñatex™ hecho a partir de hojas de piñas (80% fibras de piña, 20% fibras PLA), tintado de negro, material natural, orgánico, cálido y resistente al agua
  • Revestimiento: Microfibra transpirable, antialérgica y ecológica, producida mediante un sistema libre de emisiones de CO2
  • Material de la suela: EVA
  • Cierre: Sin cordones
  • Composición: 100% Vegano - 0% Explotación Animal
  • Anchura del zapato: Normal


Descripción del producto

Sandalia vegana plana, sujeta por un lazo frontal hecho de de fibra de hojas de piña (genuino Piñatex) - material orgánico, ecológico y en cierto grado resistente al agua, provinente de agrocooperativismo dentro de la esfera de la economía solidaria. Forro de microfibra transpirable y antialérgico. Suela de caucho ligero EVA. Planta superior de la suela hecha de corcho y látex. Requiere de un cuidado frecuente con crema de pulido.

Hecho en Portugal.

Talla: Horma mediana (gama regular). Recomendamos que elija una talla superior si duda entre dos.

Hoja de Piña

La fibra de la hoja de piña es un material muy interesante de trabajar, pues, más allá de ser resistente al agua y muy cálido, es óptimo para la confección de modelos de invierno y de entre tiempo, por resultar un tejido bastante resistente. Y más si se utiliza una crema de pulido para su conservación, puesto que, más allá de garantizar el mantenimiento de un aspecto más nuevo por más tiempo, también ayudará con ello a proteger este téxtil orgánico.

¡Hágase con una! Este tejido se llama Piñatex, por el cual mantenemos una cooperación con Ananas Anam, una empresa inglesa que trabaja con comunidades locales de producción de piña, en Filipinas. Ananas Anam tiene como objetivo ayudar a esas comunidades, creando puestos de trabajo en condiciones respetables y con remuneración justa, y haciendo crecer la economía local. Cabe decir que tan sólo utilizamos la fibra de las hojas de las piñas que han sido consumidas y que, por tanto, tal fibra resulta del desperdicio. Ninguna de esas plantaciones tiene como objetivo la fabricación en masa para la confección de calzado. Sin embargo, lo que está en el fondo, más allá de estar contribuyendo al aprovechamiento del desperdicio de esas hojas, se trata de que estamos también ayudando a esas comunidades con un porcentaje del valor que pagamos por cada metro de tejido que adquirimos.